ÁCIDO MURIÁTICO » Propiedades Y Usos De Este Compuesto Binario


A la hora de terminar una remodelación en tu hogar, algo que no debe faltar es el ácido muriático, veamos por qué.

El ácido muriático es una combinación de ácido clorhídrico concentrado al 12.5% mezclado con un 87.5 % de agua.

Este compuesto binario, conocido también como sulfamán, está formado básicamente por un átomo de hidrógeno y otro de cloro.

Una combinación que lo empodera como un excelente removedor de las sales minerales que se depositan en superficies duras.

Convirtiéndose en uno de los productos que ha solucionado los problemas de oxidación, percudido y remoción de manchas en obras.

Qué propiedades tiene el ácido muriático

propiedades del ácido muriático

Particularmente el ácido muriático se presenta en estado líquido incoloro o levemente amarillento, siendo muy soluble en agua.

Aunque no es un compuesto inflamable, en su reacción corrosiva ante la mayoría de los metales, desprende hidrógeno, que puede generar combustión al contacto con el aire.

Su olor es fuertemente irritable, y en fricción con otros productos probablemente causa una explosión o una nube de gas venenoso.

Cuando el sulfamán es usado correctamente, las impurezas metálicas contenidas en él, destruyen y vaporizan la materia orgánica de una manera sobresaliente.

También su reactividad se optimiza con elementos que poseen un bajo nivel de pH como la cal y el calcio.

Igualmente, aplicado en ambientes abiertos, sus efectos reactivos son menos riesgosos, siempre y cuando se tomen precauciones en su manejo.

Cuáles son los usos del ácido muriático.

Todas las propiedades expuestas anteriormente, le dan al ácido muriático una virtud limpiadora, siendo empleado en:

Limpieza del hogar.

usos del ácido muriático. limpieza del hogar

Funciona muy bien en el aseo de baños, sobre todo en inodoros, azulejos y porcelanas, eliminando las incrustaciones y manchas difíciles.

De igual manera, aplicado con agua en revestimientos de hormigón, piedra o ladrillo, quita los residuos calcáreos.

Industria del acero.

Es destinado a la preparación del acero inoxidable para carrocerías de vehículos y electrodomésticos, en este sentido, expulsa las impurezas y óxidos presentes en este material.

Tratamiento de aguas.

Conjuntamente con otros productos se utiliza para el saneamiento de piscinas, ayudando a mantener en óptimas condiciones el agua.

Al respecto, siempre se recomienda seguir las instrucciones de la etiqueta para lograr que la manipulación sea segura.

En este sentido, el ácido muriático también es aplicado para el tratamiento del agua turbia, verde o con malos olores.

Obras de construcción.

usos del ácido muriático. obras de construcción

Después de concluida una obra de albañilería, generalmente quedan rastros de cemento o cal por todos lados, es aquí donde el ácido muriático se convierte en un gran aliado que recupera la apariencia, color y textura original de los revestimientos.

Cómo usar el ácido muriático.

Por ser el ácido muriático extremadamente fuerte, se recomienda que se emplee diluido en una mayor cantidad de agua.

Igualmente, no es aconsejable usarlo para la limpieza de tuberías, debido a su acción corrosiva, al menos que se trate de tubos de PVC.

Preferiblemente se sugiere que la aplicación de este compuesto sea realizado en exteriores y solo por profesionales.

Cómo usar el ácido muriático

A continuación podemos ver cuáles son los pasos para usar este poderoso ácido:

  • Echar agua en el área a limpiar hasta que se humedezca, mojando los objetos que estén alrededor como matas, paredes.
  • Mantener siempre el espacio húmedo para esparcir el ácido muriático previamente mezclado con agua.
  • Proceder al cepillado de la zona, difuminando el ácido y luego esperar 10 minutos para que éste ejerza su acción.
  • Seguidamente, enjuagar con abundante agua, quitando con un cepillo los residuos restantes.
  • Una vez terminado, sin dejar que el espacio se seque, aplicar un galón de agua con amoníaco, bicarbonato o limón, como neutralizante.
  • Finalmente, lavar varias veces restregando la superficie.

Es importante resaltar que el sulfamán no reacciona con el cobre, acero inoxidable o porcelana, pero nunca debe aplicarse directamente.

En los casos de superficies metálicas oxidadas, se utiliza rápidamente y luego se procede a limpiar con jabón fuerte, evitando que se consuma el metal.

Si se trata de objetos cromados como accesorios de baño con acabado de metal brillante, se aconseja emplear ácido oxálico.

Precauciones y peligros en el uso del ácido muriático.

Precauciones y peligros en el uso del ácido muriático.

Siendo el ácido muriático una sustancia peligrosa y altamente corrosiva, debe ser manipulado con mucha precaución.

Para su empleo es necesario usar guantes de hule, lentes de seguridad o máscaras, y tener el cuerpo bien protegido.

Este componente puede causar quemaduras severas en la vista y en la piel, si la exposición es prolongada.

Su ingesta ocasiona irritaciones en la boca o garganta e incluso hasta la muerte, por inhalación puede originar edema pulmonar.

Es aconsejable lavarse con abundante agua o tomar como mínimo un litro de leche, al exponerse a esta sustancia.

En casos extremos de excoriaciones en la piel o en los ojos, lo mejor es buscar atención médica.

Debido a la reacción del ácido muriático con los metales, es recomendable que su almacenamiento se realice en contenedores de plástico o vidrio, alejados de bases y carbonatos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…