ÁCIDO FUSÍDICO » Aplicaciones De Este Agente Bacteriostático


Cuando se trata de medicamentos, existen cientos de compuestos que forman parte de ellos y que ayudan frente a determinadas enfermedades y patologías, tal es el caso del ácido fusídico, una sustancia especialmente empleada como elemento antibacteriano.

Este agente bacteriostático es conocido en el mercado por su capacidad de inhibir la síntesis proteica bacteriana. Se encuentra en diferentes presentaciones, desde cremas y gotas oftalmológicas, hasta en tabletas y comprimidos inyectables.

Hoy en día se utiliza con gran frecuencia para tratar distintas bacterias, aunque no es considerado un bactericida. Por el contrario, el ácido fusídico es más bien considerado un bacteriostático, sobre el cual profundizaremos a continuación.

ácido fusídico bacteriostático

¿Qué es el ácido fusídico?

Qué es el ácido fusídico

Se trata de un agente bacteriostático que actúa como un potente inhibidor de la síntesis proteica bacteriana. Resulta especialmente efectivo en el tratamiento y la eliminación de bacterias gram-positivas, tales como Staphylococcus y Corynebacterium. Sin embargo, las cepas de Nocardia asteroides y Clostridium spp, también son susceptibles a la acción de esta sustancia.

Asimismo, el ácido fusídico resulta eficaz en el tratamiento de Propionibacterium acnés. En el caso de los estreptococos y enterococos, estos resultan más resistentes al agente bacteriostático, al igual que los hongos. No obstante, el ácido fusídico puede actuar efectivamente sobre la Neisseria spp y Bacteroides fragilis.

¿Qué afecciones pueden ser tratadas con ácido fusídico?

afecciones que pueden ser tratadas con ácido fusídico

El ácido fusídico puede administrarse de diferentes maneras, ya sea por vía tópica, vía oral, o vía oftálmica. En el caso de la vía tópica, sirve para tratar eczemas, sicosis de la barba, impétigo y acné.

Asimismo, sirve para la foliculitis, la otitits externa y distintas infecciones cutáneas causadas por bacterias sensibles. Por otra parte, por la vía oral, puede ayudar contra la osteomielitis producida por bacterias gram-positivas.

otras afecciones pueden ser tratadas con ácido fusídico

De igual forma, puede ayudar a tratar infecciones estafilocócicas de cepas resistentes, tanto a nivel local como general.

Finalmente, en el caso de la vía oftálmica, el ácido fusídico puede servir contra las infecciones oculares y perioculares ligeras. Igualmente, aplica contra la conjuntivitis, la blefaritis, los orzuelos, la queratitis y la dacriocistitis.

Advertencias del uso de ácido fusídico

Advertencias del uso de ácido fusídico

Como cualquier otro compuesto farmacéutico, el ácido fusídico debe ser administrado con precaución. De lo contrario, pueden aparecer efectos adversos, aunque solo algunas personas sean propensas a presentarlos.

En tal sentido y para evitar mayores inconvenientes, debe tenerse en consideración lo siguiente:

  • No emplearlo conjuntamente con quinolonas, pues tiene un efecto antagónico.
  • Sumado a la rifampicina, la acción del ácido fusídico se ve incrementada.
  • Su administración puede provocar trastornos de la piel, tales como dermatitis de contacto y eccema.

Otras consideraciones sobre el uso de ácido fusídico

consideraciones sobre el uso de ácido fusídico

Además de las precauciones anteriores, se deben tomar en cuenta las siguientes consideraciones para la aplicación de este compuesto:

  • No aplicar sobre los ojos ni en la zona interna del párpado, en caso contrario, lavar con abundante agua.
  • No utilizar sobre lesiones epidérmicas/cutáneas graves, ni sobre úlceras a lo largo y ancho de las piernas.

Asimismo, el tiempo de administración del tratamiento debe limitarse, ya que el compuesto suministrado por vía local puede captar organismos gram resistentes y estimular la sobreinfección por cuerpos resistentes al agente bacteriostático.

Por otra parte, el ácido fusídico puede ocasionar reacciones en la piel, como es el caso de la dermatitis de contacto. Esto se debe a que está compuesto por alcohol cetílico, butilhidroxianisol  y sorbato de potasio.

Adicionalmente, al ser administrado por vía oral, el ácido fusídico puede causar problemas de tipo gastrointestinal. Así, pueden aparecer náuseas, diarreas, indigestión, dolor estomacal y abdominal y, en algunos casos, ictericia.

Si bien es cierto que el ácido fusídico puede ayudar a tratar ciertas infecciones causadas por bacterias, también puede generar efectos adversos. Por ello, se recomienda consultar con un especialista antes de proceder con su administración, a fin de evitar mayores inconvenientes.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…